Goofy

 

Estuve en tu vida desde que tuviste en la pancita de tu madre, el destino nos siguió manteniendo juntos, porque los emprendimos ese camino, fueron casi 4 años junto a mí, donde me entregaste tu amor incondicional, recuerdo perfectamente tu mirada antes de dormir, esa mirada que no puedo arrancar de mi cabeza cada vez que despierto y ya no estas junto a mi, eras y seras mi ángel de 4 patitas, mi hijo perruno porque quién siempre luche si a alguien no le parecía tu presencia en la casa, tu ida al sueño eterno fue muy repentina y es el motivo porque el cual aún siento tristeza, porque eras un perrito que llenaba cada vacío de mi vida, pero se que desde el cielo seguirás protegiendome y cuidando mi sueño como lo hacías, tu vacío solo lo llenaras cuando me envíes un nuevo perrito para cuidar y amar, pero tu recuerdo mi fiel amigo e hijo siempre estará conmigo, te amo mi goofy, tu mamá perruna humana.

Compartir

WordPress Lightbox