Kiara Belen

Mi Kiarita Belén, ya te has convertido en nuestro angelito. Ha sido uno de los viajes menos deseado a casa por tener que tomar esa decisión tan dolorosa.
Siempre tuvimos la esperanza que te recuperarías y volverías a ser la gordita feliz que siempre fuiste, pero tu destino era otro, cumpliste con tu objetivo en este mundo, de entregarnos un amor completo e incondicional y toda tu confianza para ser parte de ti como tu familia, de darnos miles de alegrías y a pesar de todas las dificultades, de trasladarte con nosotros aferrándote y soportando tener que adaptarte a nuevos climas, casas e incluso a aquellas pulgas que no te dejaban tranquila cuando salías.
El ver cerrar tus ojitos para siempre fue uno de los momentos más dolorosos que quedará en la familia y espero puedas perdonar el haber tomado esa decisión con el fin de no permitir que sufras. Siempre fuiste la más regalona de la casa, porque te amamos desde que llegaste pequeñita envuelta en un chal hasta nuestros brazos, cada historia cada anécdota, como cuando no te encontrabamos en casa y era porque te escondias debajo de la mesa o cuando quisieron robarte y nunca dejaste de luchar para soltarte y volver a nuestro lado, o tu primera vez en el veterinario que te asustaste por los otros perros más grandes y te escapaste, jamás habia sentido tanta desesperación de poder alcanzarte… Siempre fuiste una perrita muy especial, celosita y mañosita ya que siempre te salias con las tuyas al poner tu carita de pena, y eso nos encantaba, pero sobre todo siempre muy amorocita y fiel.
Siempre recordaremos tu felicidad al salir y que te aplaudieramos para que corrieras, pero solo un poco ya que pronto te cansabas y solo querias que te tomaramos en brazos y cuando eras la primera en despertar, tirabas los cojines al piso  y nos empujabas para despertar contigo y que te abrieran las cortinas para quedarte mirando por la ventana, y así mil y una bellas costumbres, detalles que extrañaremos día a día que jamás se borrarán de nuestras memorias como jamás te sacaremos de nuestros corazones.
Descansa en Paz mi princesita bella, mi mamita chiquitita, mi gordita hermosa, mi colita de oro, mi tiquinina, mi pipipi, mi compañerita del alma, mi vida chiquitita, mi tesorito … Mi Kiarita Belén. Te amaremos Hoy y Siempre. Gracias por tanto. Se despide tu Familia Miranda Miranda

Compartir

WordPress Lightbox