Snoopy

Snoopy llegó a nuestras vidas cuando apenas era un cachorro de 1 mes y medio, era juguetón, le gustaba morder el paño con el que mi mamá limpiaba el piso y él parecía una mopa por su color blanco y pelo crespo. Rápidamente se convirtió en mi mejor amigo, salíamos de paseo, vacaciones, celebramos cumpleaños y se volvió una parte importante de la familia. Con el pasar de los años me acompañó en momentos difíciles, pero también compartimos muchas alegrías, el era un perro amoroso e increíblemente fiel, cuando se enfermó de su corazón y pulmones, era el mejor paciente, nunca se quejó y siempre tomaba sus medicamentos sin problema, incluso se dejaba inhalar tranquilamente, como si supiera que era por su bien. El día 26 de enero del 2018, Snoopy con 16 años y un mes de vida, nos dejó para cruzar el arcoíris e ir camino al cielo perruno. Siempre lo voy a extrañar pues era el mejor perro que alguien podría tener y estoy agradecida de la vida que me permitió compartir tantos años junto a él. Descansa tranquilo mi viejito hermoso, mi Urri Bombón, porque aunque la pena estará siempre presente estoy tranquila porque hice todo lo que debía hacer y tu merecerías recibir y tener.

Compartir

WordPress Lightbox