PALOMA ANTONIA

Paloma tú has estado con nosotros todos los días durante casi 12 años. Nunca dejaste de darnos amor con tu cola llena de felicidad y con una adorable sonrisa cuando llegábamos a la casa. No importa cuán mal de humor estuviéramos, siempre estabas ahí tratando de subirnos el ánimo con tus constantes manotazos de amor. No nos dejabas ni siquiera ir al baño solos, dejabas que te pusiéramos ropita y te vestías con los disfraces correspondientes a cada época, fiestas patrias, halloween, navidad... Siempre te portaste bien, aunque a veces rompieras la bolsa de basura, siempre tratabas de hacernos la pata para que no te retáramos. Te encantaba comer de todo, amabas los huesitos de pollo.

Mi tata nunca fue tan amante de los animales, pero lograste ganártelo con tu personalidad, hasta el punto de que se preocupaba por todo lo que te pasaba. A la mama nunca la dejaste sola, siempre estuviste con ella y aunque no podías dormir con ella todos los días, siempre aprovechas los tiempos muertos para ir a regalonear con ella. A mi mamá, siempre le hacías caso y era la que más te hablaba con sobrenombres tiernos y con tono de guagua, iban a comprar juntas y dormías con ella todos los días. Y luego yo, dormías conmigo en las mañanas cuando mi mamá se iba a trabajar y siempre cuando estaba triste te ponías conmigo y me acompañabas, nunca te gustó el agua pero igual siempre en las tardes de verano cuando regaba las plantas me acompañabas y me ladrabas para que te mojara.

Con mis tíos y mis primos, siempre fuiste un amor, a pesar de que nos los veías todos los días... cada vez que venían los recibías con mucha emoción. A mi tía nunca le gustaron los animales, pero tú nunca dejaste de insistir, y terminaste logrando que te quisiera y ahora es una muy buena abuela gracias a ti. Siempre fuiste celosa, el día que llegó el Peter fue difícil para ti porque siempre le ladraste a los gatos que andaban por el techo, pero esta vez era distinto, era un pequeño hermano gatito. Al principio, no lo querías pero de a poco fuiste acostumbrándote a él, hasta el punto de que muchas veces compartieron la cama y se acostaban juntos.. y dormían conmigo. Aunque Peter era especial y le gustaba molestarte, nunca buscaste hacerle daño. Siempre pensé y dije que quería que estuvieras cuando egresara, la vida quiso las cosas de otra forma, pero no importa, el día que egrese me acordaré de ti. Por eso y mil razones te amamos, porque eres pura, porque a pesar de cualquier situación siempre seguiste moviendo tu cola y demostrando amor, no importa cuanto te retaran, tu amor era sincero... y nos enseñaste a que el amor es así, amar sin límites, hagamos lo que hagamos, sin pedirnos nada, sin esperar algo a cambio. Porque fuiste leal, fuiste una buena compañera. Y espero que donde sea que estés, estés bien, estés feliz, estés tranquila y sigas siendo tu misma, y que nos cuides. Un beso al cielo, Paloma Antonia.

Whatsapp